Liberación lateral del suelo pélvico

Traducido de http://www.spinningbabies.com/techniques/activities-for-fetal-positioning/side-lying-release

Liberación lateral del suelo pélvico (Pelvic floor or side-lying release, es el enlace donde puede encontrar el artículo original en inglés)

¡No se trata de simplemente echarte de costado y soltar la pierna a un lado! Lee cuidadosamente cómo realizar esta técnica que puede ser realmente útil.

 

¿Con qué frecuencia realizarla?

-        Semanalmente durante la gestación

-        Durante la primera etapa de la labor de parto para –potencialmente- reducir la duración de la labor

 

¿Por qué y cuándo realizarla?

-        Puede reducir la duración de la labor de parto.
-        Para voltear a un bebé podálico a lo largo de la gestación
-        Cuando la labor de parto se prolonga y las contracciones no marcan progreso
-        Cuando se presenta un fastidioso dolor de caderas
-        Cuando el bebé es asinclítico o se encuentra ubicado en una posición occipital posterior o frontal.

 

Esta es una técnica estelar en el campo del posicionamiento materno para una labor de parto cómoda y para su progreso.

 
Podría llamarla “liberación decúbito lateral con la pierna suspendida” para recordarte que no trato de indicar que esta postura implica simplemente echarse de costado con la pierna de encima hacia adelante. Es más que eso, así que debes leer las indicaciones dadas más abajo A.T.E.N.T.A.M.E.N.T.E para obtener el beneficio de la técnica.

 

¿Qué es el piso o suelo pélvico?

Al interior de la pelvis ósea existe un “piso” de apoyo de los músculos -parecido al diafragma respiratorio-
que sostiene el útero y otros órganos abdominales.
En él existen dos aberturas, una para el ano, y otra para la uretra y la vagina.
El bebé sale a través de esta última durante el nacimiento.

 

La abertura del suelo pélvico va de adelante hacia atrás y a través de ella el bebé gira como un botón que pasa por un ojal. Los costados de la abertura son fuertes y elásticos, y dirigen a la cabeza para que gire.

¿Cuál puede ser el problema?

 

Si un lado de la abertura se encuentra más tenso o más alto que el otro, el bebé puede ladearse o rotarse hacia una postura poco favorable para su nacimiento. La tension asimétrica puede desbalancear a la pelvis.

 
Incluso si el suelo pélvico se encuentra tenso de manera uniforme –tenso a ambos lados-, la rotación o descenso fetal podrían tomar más tiempo de lo esperado o habitual.
 
La tensión general o en un solo lado del suelo pélvico prolonga la labor de parto. La tensión desigual en el suelo pélvico puede generar que la cabeza del bebé se ladee y provoque asinclitismo –Asynclitism–  (cabeza ladeada –tipped head–), que alarga la labor y aumenta la posibilidad de una cesárea o del uso de vacuum (ventosa).
 
Algunos hábitos comunes de la vida moderna, como conducir un automóvil o cruzar las piernas, pueden generar que el suelo pélvico se encuentre tenso en su totalidad o solo de un lado. Se sospecha que accidentes deportivos y caídas, ya sea en la cabeza o sentado, pueden generar esto también. También en el caso de jinetes y bailarinas, su fuerte suelo pélvico puede prolongar la labor de parto de manera considerable. Esta técnica puede ayudar.
 

 

      ¿Cuál es la solución?

 

La liberación lateral (Side lying release), también llamada liberación de suelo pélvico (Pelvic floor release), puede ayudar al progreso de la labor de parto. Inténtala en el caso de un bebé posterior, frontal o asinclítico. Inténtala también cuando la labor de parto se prolonga debido a tensión en el suelo pélvico.

 

La historia de Tania y Alice, contada a través de los correos electrónicos de la doula Amy Petersen enseñan como esta técnica previno una tercera cesárea: Side-lying prevents 3rd Cesarean

 

 

Foto: Gail Tully presentando la liberación lateral de suelo pélvico en Midwifery Today Conference en Harrisburg, PA en abril de 2012 con Jan Tritten (derecha) y Carol Gautschi (izquierda). Gail aprendió esta técnica de la doctora Carol Phillips, DC.

 

 

 

Muchos más bebés y mamás pueden disfrutar el contacto piel a piel inmediato cuando se evitan cesáreas a través de esta técnica.

 

 

 

 

 

 

 

¿Quién se beneficia de la liberación lateral de suelo pélvico?  

  •        Mamás primerizas se pueden beneficiar de realizar esta técnica una o dos veces en un estadío avanzado de su gestación.
  •        Específicamente, mujeres con un bebé con la cabeza hacia abajo y que patea el lado derecho se puede beneficiar de realizar la técnica una vez a la semana. De todos modos, no existe posibilidad de dañarse si se realiza más seguido, incluso a diario.
  •        Mujeres que han tenido bebés posteriores, podálicos o en posiciones poco favorables para el nacimiento en partos anteriores, o que actualmente tienen un bebé en una posición poco favorable, ya sea podálica, transversa o posterior. Pueden realizar la técnica diariamente
  •        Particularmente bailarinas, corredoras y jinetes, cuyo piso pélvico puede ser tan fuerte que ralentice el descenso del feto y, por lo tanto, su nacimiento. Esta técnica podría ayudarles a acortar la labor de parto.
  •       Mujeres que han tenido cesárea(s) previa(s) porque “no progresaban” o que tienen un bebé transverso en la etapa avanzada de la gestación
  •       Mujeres cuyas articulaciones sean muy sueltas o laxas no lo necesitan con tanta frecuencia y no deberían realizar la técnica diariamente. Debido a que muy pocas mujeres tienen hiper movilidad articular, esta es una restricción infrecuente.
  •        Mujeres que se encuentren en reposo en cama deberían realizar esta técnica como parte de una suave rutina de estiramiento       
  • Cualquiera puede realizar esta técnica. No es solo para mujeres gestantes o en parto. Si el coito o la excreción son dolorosas debido a un suelo pélvico tenso por completo o a un lado es también una buena idea probar esta técnica.
  •        Muy ocasionalmente, una mujer que realiza esta técnica queda sensible o adolorida en la espalda baja. Las basculaciones de pelvis (Pelvic tilts) o una liberación del sacro realizada de pie (Standing sacral release) alivian la incomodidad en minutos.

 

Women with a head down baby who kicks in her right side may benefit from the Pelvic Floor Release once a week, but there isn't harm from doing a pelvic floor more often, even daily. Women with breech, transverse, or posterior babies could do the pelvic floor release once a day.
 
Women whose joints are very loose may not need it daily and shouldn't do this activity daily. Since very few women are hypermobile, this would be a rare restriction. 
 
Women on bedrest may do this technique as part of a gentle stretching routine.
 
Occasionally, but not often, a woman does the pelvic floor release and gets tender or sore in the lower back, pelvic tilts or a standing sacral release relieves the discomfort in minutes.  

 

¿Cuáles son los indicadores de que liberar del suelo pélvico podría ser útil?


 

Incomodidad durante la gestación producto de áreas tensas o blandas (adelante o atrás) debido a un desbalance, y caderas o espalda baja adoloridas pueden ser síntomas de que esta técnica puede ofrecer alivio.

Asimismo, si el bebé no ha encajado a las 38 semanas de gestación, la liberación del suelo pélvico puede ser útil.

Izquierda: Los músculos del suelo pélvico (en rosado) tienen una abertura para que el bebé pase. El tono del suelo pélvico (ya que el bebé baja al abrirse este) es significativo para la rotación fetal.

 

En labor,

 

La liberación lateral ayuda a superar un estancamiento o meseta en la dilatación en medio de contracciones fuertes. En otras palabras, es útil si el útero está intentado, se está contrayendo, pero la labor no consigue hacer bajar al bebé a través del suelo pélvico o no le permite bajar de manera pareja.
 
Es útil si…
  • - el trabajo de parto comienza y se detiene sin avanzar.
  • - la labor se detiene a los 5, 6, 7 cm. o incluso más adelante.
  • - la cabeza del bebé está ladeada o asinclítica.
  • - la cabeza del bebé se ha quedado atascada a los lados, a mitad de la pelvis en la estación 0 (detención transversal). En este caso, prosiga con el lunge o la posición abierta de rodillas al pecho a través de varias contracciones.

 

 

 Comparemos técnicas de acuerdo a la estación pélvicaThe asynclitic baby has his head tipped to the side making the head seem larger and the baby less able to help with descent

 

La liberación lateral se puede utilizar antes de la labor de parto, durante contracciones y entre ellas. Se puede realizar cuando el bebé está arriba del borde de la pelvis o en la pelvis media. Se puede utilizar si se tiene la sensación de que el “arrancador” de la labor de parto no funcionara (lo cual no es cierto), o que sus contracciones son fuertes, pero no están trayendo al bebé (las contracciones se pueden ralentizar luego de un periodo de contracciones fuertes sin progreso si el útero se cansa de intentar movilizar al bebé).

 

Si el bebé se encuentra alto en la pelvis o encima de la pelvis, la liberación lateral también puede servir. Luego de esta, realiza la técnica del levantamiento abdominal y basculación pélvica ( Abdominal Lift and Tuck) a lo largo de 10 contracciones, pero no entre ellas. Si esto no funciona realiza la apertura del borde pélvico de Walcher (Brim-opening Walcher's position) a lo largo de tres contracciones y sus intermedios. Estas técnicas permiten al bebé encajar en el borde pélvico cuando se encuentra en una posición -3 o más alto (en -2 vale la pena intentar la técnica Walcher) y las contracciones no están contribuyendo a que el bebé baje a la pelvis (encaje).

 

 

 

     En resumen, si un bebé está en una estación alta, la liberación lateral puede ayudar y si el bebé ya está (adecuadamente) encajado, la técnica Walcher probablemente ya no será de ayuda. La liberación lateral tiene más probabilidad de ayudar cuando el bebé se encuentra cerca de la estación 0

 

Una enfermera y partera probó una liberación lateral durante un estancamiento de una larga labor de parto en un hospital en el que se encontraba y dijo: “¡Ahora sé por qué tenemos tantas cesáreas!”. (Refiriéndose a los Estados Unidos de Norteamérica)

 


 

 

         ¿Por qué liberamos el suelo pélvico? 

 

La liberación lateral del suelo pélvico ayuda a equilibrar los músculos de dicha zona.  Un desequilibrio en el suelo pélvico puede hacer al bebé rotar a una posición posterior o hacer que un bebé posterior rote a una posición frontal. Si uno de los lados del suelo pélvico es más alto o está más tenso o apretado, la cabeza del bebé podría ladearse a una presentación asinclítica (ladeada). Esto hace que la cabeza del bebé parezca mucho más grande y que su amoldamiento tome más tiempo. El bebé no podrá ayudar fácilmente con el proceso de su nacimiento y la mamá tendrá una labor mucho más trabajosa.

 

He estado en nacimientos de bebés asinclíticos (Asynclitic babies) en los que los pujos duraron por lo menos 3 horas – siendo 5 horas lo habitual-  hasta un nacimiento en el que las infrecuentes y poco fuertes contracciones hicieron que la segunda etapa del parto tomara 18 horas.

 

¿Cómo realizar una liberación lateral de suelo pélvico?

 

Se necesita una superficie tan larga como la madre. Sin embargo, a veces no se tiene el recurso exacto: una vez lo hicimos en un sofá más corto que una madre alta y de todos modos funcionó. La superficie es normalmente un sofá o cama firmes, pero puede ser una mesa o mostrador pesados y fuertes. Una cama de hospital funciona maravillosamente si se eleva un poco durante el parto en el hospital.

Una mujer puede realizar esta técnica sola, pero contar con un ayudante puede ser muy útil. Si se hace a solas, ella se sostiene con el brazo tomándose, por ejemplo, de una mesa pesada. Deberá mantener conscientemente sus caderas una encima de la otra.


La madre se acuesta de lado escogiendo aquel con el que desee comenzar. Ella DEBE hacerlo finalmente a AMBOS lados sin importar a qué lado empezó, pues, si no, podría incluso generar que su suelo pélvico se desequilibre aun más.

 

 
1.)  La mujer se echa de costado sobre una superficie firme. Apoya su cabeza en el brazo de abajo o en una almohada.
2.)  Su ayudante se para en frente de ella. La cacadera del ayudante que esté hacia delante se encuentra ubicada contra la superficie. ¡Esto previene que la mamá se caiga! 

3.)  1.     La madre ubica su cadera exactamente al borde del sofá o superficie que se esté utilizando. La barriga de la gestante se encuentra entre las piernas de su ayudante, o mamá y ayudante se encuentran en contacto a través de sus mutuos vientres. Esto último dependerá de la altura de la superficie donde se está realizando la técnica.

4.)     El ayudante curva ambas palmas alrededor del borde de la cadera anterior de la madre (adelante y arriba; como se muestra en la siguiente imagen). El ayudante debe evitar que la cadera de la mamá se incline hacia delante cuando esta última realice el paso siguiente. Entonces, el ayudante se prepara para retenerla.  Mientras tanto, el ayudante presiona firmemente hacia abajo con una presión no muy intensa, de alrededor de 1 kilo y medio.
5.)  La madre extiende la pierna de abajo. El pie de abajo se encuentra flexionado. Ella no extiende sus dedos, sino que los dirige hacia arriba (desde la flexión del pie).
6.)  El hombro de arriba debe mantenerse sobre el de abajo. Un segundo ayudante es de utilidad para sostener el hombro de arriba y ofrecer palabras de alivio y contacto visual, pero no es indispensable si no hay alguien más disponible. Asimismo, es muy importante que la cadera de arriba se mantenga encima de la cadera de abajo.

Foto: Nickie Kerrigan, CPM, sostiene el hombro de arriba de la mujer, simplemente porque teníamos manos extra durante el taller. Esto es agradable, pero no es necesario. Es necesario, sin embargo, mantener las caderas y hombros uno encima del otro, de forma que el torso no se tuerza.

7.)  Cuando el ayudante está listo, pero no antes, la madre levanta ligeramente la pierna superior hacia arriba y adelante y la deja lentamente colgar hacia abajo. Ayudante: No permita que la cadera de la mujer se incline hacia adelante. Acá está el meollo de la liberación lateral: la pierna de arriba cuelga hacia delante en el aire. Permite que el peso completo de esa persona cuelgue. La madre debe mantener la pierna de abajo recta. El ayudante debe evitar tomar a la madre del muslo, de modo que este cuelgue libremente.
           Ella respira profunda y lentamente. Su vientre está relajado. Su pierna se relaja aun más.

Fotos: Penny Simkin experimenta la técnica sobre una mesa de masajes en la Mega conferencia ICEA-Lamazeen en 2010. Ella relaja la pierna de arriba completamente (la pierna de abajo está extendida con los dedos hacia arriba (el pie está flexionado).

8. )  Cuando se hace en una etapa avanzada de la gestación, su pierna cuelga de este modo por 1 a 2 minutos. Se puede hacer por más tiempo, pero lo vital es hacerlo en ambos lados. Si se hace durante la labor de parto, su pierna deberá colgar a lo largo de 3 contracciones.

9.)   Repite inmediatamente el otro lado por la misma cantidad de tiempo o contracciones. ¡Es de vital importancia realizar la técnica a ambos lados, de modo que no se genere mayor desbalance!

 

 

Una historia…

"Después de que terminamos el lado izquierdo, ella se levantó para ir al baño. Las contracciones se volvieron más regulares, no tan seguida y MUY productivas. De pronto, ella necesitó evacuar el estómago. Se rompió la fuente, comenzó a pujar y nos apresuramos a juntar todas las cosas necesarias para llegar al hospital… ¡Aprendí que debo reservar esta técnica espectacular de Spinning Babies para cuando nos encontremos muy cerca del local del alumbramiento!” Experiencia de una doula que quiere permanecer anónima por el momento.

 

The pelvic floor release at home in late pregnancyThe top leg hangs forward freely

 

 

¿Qué debemos esperar sentir cuando experimentamos esta técnica?

 

Un sutil estiramiento de algunos músculos. Esta técnica estira cualquiera de estos 3 grupos musculares:
1. El suelo pélvico
2. El piriforme
3. Los rotadores de la pelvis
 
(IMAGE) Esta mujer señala adónde siente un sutil estiramiento a partir de dejar caer su pierna cuando su cadera es sostenida.

 

 

¿Dónde se realiza uno una liberación del suelo pélvico?

 

Un terapeuta miofascial puede ayudarte y guiarte a través de la técnica si deseas contar con ayuda profesional.
 
Con unas cuantas experiencias de ensayo y error, probablemente entenderás cómo realizarte uno a ti misma y en compañía de un o una amiga. En casa o en el hospital, más y más enfermeras y parteras están probando –y adorando- esta técnica.

 

 

 

¿Cómo realizar una liberación lateral sin ayudante?

  1. .     Échate de costado cerca del borde del sofá. Procura tener una mesa baja en frente de ti.
    2.     Descansa la cabeza en el brazo de abajo. Sostén la mesa con la otra mano.
    3.     Asegúrate de que tu cadera está justo al borde del sofá, tan al borde que sientas que inclinarte hacia delante te haría caer. ¡No te inclines!
    4.     Extiende la pierna de abajo. Mantén el hombro de arriba sobre el de abajo lo mejor que puedas mientras sostienes la mesa (mueve la mesa primero para que sea más fácil). Es muy importante que mantengas la cadera de arriba sobre la de abajo.
    5.     Permite que tu pierna de arriba cuelgue hacia delante en el aire. Permite que el peso completo de tu pierna de arriba cuelgue. Mantén la pierna de abajo extendida. Respira profunda y lentamente. Permite que tu vientre se relaje.
    6.     Permite que tu pierna cuelgue de esta manera por 1 a 2 minutos mientras estés gestando. Permite que tu pierna cuelgue a lo largo de 3 contracciones si es que lo haces durante la labor de parto.
    7.     Repite inmediatamente al otro lado y por la misma cantidad de tiempo o contracciones, según el caso.

     

    ¿Cómo realizar una liberación diafragmática, de un artículo de Midwifery Today: How to do a diaphragmatic release

 

    ¿Existe algún momento en el cual NO se deba realizar esta técnica?-      

 

  • Si hay una historia de partos rápidos, probablemente no sea necesaria.
  • En una labor de parto que progresa establemente no es necesaria.
  • Puedes preguntar a tu médico, obstetra o partera si existe alguna razón para no practicarla. No puedo encontrar una razón, a menos que hayas sido recientemente sometida a una cirugía de cadera, y los puntos y la lesión aún no hayan sanado.
  • Si estás asistiendo a donde un terapeuta miofascial, quiropráctico o cráneo-sacral, por favor, infórmalo antes de realizarla para ser amigable y respetuosa.
  • Si simplemente no quieres.

 

Si realizas la técnica, recuerda, ¡PRACTÍCALA A AMBOS LADOS!.

 

La primera experiencia de Gail con la liberación lateral del suelo pélvico

 

Esta técnica me fue enseñada por la doctora 

 

Carol Phillips, DC en un parto largo. Esta madre había llegado a alrededor de 4 - 5 cm. de dilatación en su tercer día de labor que se detenía y recomenzaba. Carol llegó y me mostró cómo realizar esta técnica. ¡La madre entró directamente en etapa de transición y su segundo estadío fue tan suave que el bebé coronó antes que nadie en el cuarto siquiera se dé cuenta de que estaba ya en la fase de pujo! Su bebé se encontraba en una posición anterior y no era asinclítico. Simplemente, ella tenía un suelo pélvico muy tenso. No todo el mundo experimenta un gran alivio de dolor cuando se realiza esta técnica, pero casi siempre aumenta el progreso de la labor de parte de una manera feliz y notoria cuando se hace para ayudar en situaciones de contracciones que no brindan progreso a la dilatación.
 


Dr. Carol Phillips has a video of her class learning to do the side-lying release on her youtube channel. Be sure to watch the entire thing as Dr. Carol corrects mistakes of the students who are doing it. Here is the link: http://www.youtube.com/watch?v=y-07DqjNrS0&feature=plcp


Elogios para la liberación lateral del suelo pélvico

 

Es muy lindo recibir estas historias como para no compartirlas. Acá van algunas:

 

¡Hola Gail!

 

Solo quería contarte acerca del gran impacto que tu página web y técnicas han tenido con mi trabajo como doula y con madres gestantes. Solo la semana pasada tuve una mamá que tuvo un parto increíble y le doy crédito a la información de tu página, que uso como un recurso todo el tiempo incluso habiendo acompañado 400 partos y trabajado con miles de mujeres gestantes en mis clases de yoga.

 

Esta mujer se quejaba a los 7 meses –cuando empecé a trabajar con ella- de que tenía dolor en la parte baja del costado izquierdo de la pelvis, y sentía que la cabeza del bebé se encontraba hacia ese lado. Un examen vaginal hecho por su partera reveló que, probablemente, la cabeza se encontraba ligeramente asinclítica y ella se encontraba incómoda al levantarse después de estar sentada o simplemente al moverse en general. Era su segundo bebé, entonces no me sorprendí del incremento en las sensaciones, pero los otros síntomas me hicieron pensar que la liberación del suelo pélvico realmente podría ayudarla. Fui a verla, y les enseñé a ella y a su esposo cómo hacerla. La hice con ellos, y les indiqué un par de estiramientos de yoga también y, para el momento en que me fui, ¡ella no tenía dolor por primera vez luego de meses!

Durante su parto, su labor empezó a ralentizarse a los 3.5 cm, entonces hicimos otra liberación lateral y su labor aumentó sustancialmente después de ello y ella dio a luz 2 horas más tarde y luego de 8 minutos de pujos.

 

Quería escribirte porque tu información es muy valiosa y la recomiendo a todas las doulas que enseño y a toda mamá gestante. Además, publico frecuentemente tu información vía Facebook y Twitter a todos mis seguidores. Actualmente, estoy entrenando instructores de Yoga Pre Natal en los Estados Unidos y fuera (Estaré enseñando en Perú y en China en los próximos 2 meses)… tengo tu página como un recurso en mi página web y les digo a todos mis estudiantes que la visiten, y también quisiera pedir a las personas en mis entrenamientos de doulas que compren tu Mapa del vientre (Belly Mapping [Workbook]). 

 
Gracias por tu increíble contribución al mundo de las madres gestantes.
 
Namaste,
 
Jennifer Wolfe
RYT-500, CHT, CD

Jennifer Wolfe Yoga
www.jenniferwolfeyoga.com
Dolphin Doula
www.dolphindoula.com

 

 

Otra historia de nacimiento que fue apoyada por una liberación lateral (2009)

 

Ayer, estábamos en un parto en casa con una primeriza. Su bebé estaba inclinado hacia el costado derecha de su mamá. Las suturas del bebé mostraban un bebé oblicuo y posterior moderadamente flexionado (su mentón estaba ligeramente levantado no metido) con el hueso parietal derecho presentándose. En palabras más sencillas, el bebé miraba hacia arriba, el mentó también y la cabeza estaba ligeramente inclinada como si estuviera escuchando con su oído derecho (posterior y asinclítico). La fuente se había roto espontáneamente a las 3 a.m., lo que había iniciado la labor.

A las 9 a.m. su partera (una de mis compañeras, Clare) estimó por su comportamiento y patrón de contracciones que se encontraba en 9 cm. de dilatación. Emme (nuestra otra compañera) y yo nos dirigimos hacia allá. Normalmente estamos en el sitio más pronto durante la labor, pero teniendo otras dos mamás preparándose para inminentes partos, Clare nos dejó dormir antes de llamar.

 

No parecía que la labor estaba progresando, entonces Clare hizo el primer examen vaginal a las 10.30 a.m. El bebé se encontraba en una posición asinclítica, lo que se evidenciaba al haber espacio del lado izquiero de la cabeza del bebé y que la cabeza se presionara del lado derecho sobre la espina isquiática o ciática. El cuello del útero estaba hinchado al frente y no se podía sentir en la parte posterior (9 ½ cm.).

Probamos los lunges y el lunge con la pierna derecha de la mamá arriba de una silla aparentemente ayudó, pues fue acompañado de contracciones más fuertes mientras se realizaba. El cuello del útero estaba completo (10 cm.) a las 2 p.m.

 

El pujo desde diversas posiciones no estaba contribuyendo a la labor –no había un descenso significativo. Realizamos la liberación lateral del suelo pélvico alrededor de las 3.30 p.m. La mamá escogió comenzar del lado derecha. No escuchamos ninguna diferencia en sus sonidos de parto durante las tres contracciones que experimentó con su pierna izquierda colgando en el aire.

 

Luego se colocó del lado izquierdo. La primera contracción del lado derecho con la pierna derecha colgando fue dramática. Sonó como la contracción más fuerte de toda su labor. La siguiente contracción fue suave y la tercera fue bastante fuerte, casi tan fuerte como la primera.

 

La mamá se levantó y se detuvo durante un par de contracciones en su camino al mostrador de la cocina donde su esposo la ayudó a realizar la técnica llamada The Dangle. Esto pareció ayudar un poco a progresar.

 

Lo extraño acerca de bebés asinclíticos es que ocasionalmente echarse en la espalda y pujar con las rodillas abiertas y separadas parece traer buen progreso. Esta posición limita el sacro y también lo aplana un poco. Fuera por la razón que fuera la posición que más ayudo fue echada sobre su espalda. Esta mamá estaba dispuesta a hacer todo lo que fuese necesario para parir a su bebé. El bebé nació alerta a las 7 p.m. y comenzó a respirar antes de que el cuerpo saliera. Sus apgar dieron 8 y 9. Tenía más de 8 libras de peso (alrededor de 3 630 gr.)

Su moldeo y caput no eran extremos en absoluto. La mamá había tomado árnica homeopática cada 30 minutos a lo largo de sus 5 horas de pujos.

 
El equilibrio del suelo pélvico resuelve un parto largo (2012)
 
Recientemente, mi propia partera (mi hijo nació en 1989) y su compañera me llamaron, y me preguntaron si podría ir a la casa de una mujer en su segundo día de labor.
 
Era su tercer parto, tenía alrededor de 7 cm., y su labor había sido lenta en los dos últimos días y dos noches. Luego de haber tenido algunas contracciones muy fuertes, la mamá estaba dormitando y sus contracciones seguían viniendo, incómodas, pero claramente no contribuían al avance de la labor.
 
Las parteras habían usado su maletín de trucos y estaban considerando ir al hospital por algo de pitocina para aumentar la labor (hacerla más fuerte) para terminar con el parto. Ellas estaban cerca y yo me apuré en llegar.
 
Como la mamá estaba descansando cuando yo llegué, me tomé el tiempo de revisar sus notas de labor y sus notas previas a la labor. Ella había tenido ya dos partos en casa, entonces supe que podíamos ayudarla rápidamente. Me deslicé a la habitación, me senté con ella y su esposo y la observé a lo largo de una o dos contracciones.
 
Ella ya sabía que su partera me había invitado y estaba muy abierta a probar algunas técnicas. Le pregunté si estaría dispuesta a probar una serie de técnicas dirigidas a los ligamentos y músculos que dan soporte al útero y pelvis para crear más espacio para el bebé. Yo le dije que eran posiciones inhabituales que ella haría durante las contracciones, pero que comenzaríamos con la adorable. Ella me preguntó qué quería decir. Yo le dije que comenzaba con Rebozo sifting porque a las mamás les gusta tanto que cuando sugiero las posiciones más retadoras, ya se encuentran de buen humor. Ella y su esposo rieron.
 
Hicimos la técnica de rebozo (rebozo manteado, or sifting)entre contracciones, sosteniendo su vientre en la hamaca de la bufanda/rebozo durante las contracciones, esperando 10 segundos y volviendo a mover. Movimos por 2 o 3 minutos entre contracciones y repetimos alrededor de 5 veces. Ahora estaba bastante relajada.
 
Hizo la inversión de inclinación hacia adelante (forward-leaning inversion) desde su cama con su esposo sosteniéndole los hombros y se quedó en esa posición a lo largo de tres contracciones. Ella pudo hacer esto sin terminar con un bebé podálico porque estaba en labor activa y porque su cuerpo estaba bastante apretado alrededor del bebé (que era lo que estaba conteniendo la situación).
 
Se echó de lado para la liberación lateral a lo largo 3 contracciones y sus pausas, y cambió de lado para que repitamos en el lado izquierdo.

 

Ahora sus contracciones se volvieron efectivas y más separadas -¡un gran resultado tanto para la mamá como para la partera!-. Ella quería sentarse en el baño con la espalda recta – la silla de porcelana de nacimiento... Pronto tuvo la urgencia de pujar. Esta urgencia permaneció suave y luego de un tiempo nos cuestionamos si el bebé estaba bajando o no. (Yo estaba en el recibidor mientras sus parteras y su familia estaban con ella, pero no “escuchaba” el descenso. Las parteras estaban siendo pacientes y tal vez sintieron que el examen no valía la pena lo suficiente como para interrumpir en ese momento).

 

Ella dejó el baño y fue a la tina de nacimiento. Ahora resultaba evidente que el bebé no estaba bajo en la pelvis. Ella tenía poco cérvix por expandirse y pronto no lo tenía, y abrió a una dilatación completa de 10 cm. Ella pujo suavemente por una hora en el cuarto de baño y activamente por 30 minutos en la tina (después de que el cérvix o cuello del útero se hubieran abierto completamente) y el bebé seguía sin bajar. De hecho, se encontraba bastante alto. Yo sugerí la variación de Walcher para la tina de nacimientos. A ella no pareció agradarle mi sugerencia en ese momento: las risas se habían ido. Ella realmente quería el alivio de la tina, pero las contracciones presionaban al bebé fuertemente contra su hueso púbico. Cuando ella dijo eso, supe que lo que se necesitaba era abrir el borde (la entrada de la pelvis) y permitir que la cabeza del bebé se deslizara de la parte frontal de su hueso pélvico.

 

Entonces sugerí abrir la entrada pélvica en la tina (con la variación de Walcher mencionada) desde una posición de apoyo en sus manos y rodillas con las últimas lejos de su vientre y separadas al ancho de sus caderas. De este modo, sus pies estaban arriba y afuera del agua. Ella no quería hacerlo. Luego de un tiempo, cuando ella preguntó por qué su bebé no venía todavía, la compañera de mi amiga partera le sugirió que probara mi sugerencia. Tomó 3 o 4 intentos (era difícil estar en una posición abierta cuando las contracciones se hacían intensas), pero finalmente se logró, y el bebé se deslizo hacia la pelvis y el progreso recomenzó.

 

En 7 u 8 pujos el bebé nació en el agua. La bebé se demoró un poco en reaccionar, pero solo necesitó ayuda para que se le succione la boca y la nariz, se la sobara y se le levantara un poquito la espalda para “abrir sus alas”, de modo que sus pulmones pudieran llenarse. En vez de acurrucar sus hombros hacia adentro sobre su pecho, esta posición estiró su espalda y sus hombros se arquearon hacia atrás como si estuviera en una posición de pie. De todos modos, ella ya estaba en los brazos de su mamá. Sentí un cosquilleo por haber ayudado a una familia con esta combinación de técnicas y posiblemente haber evitado que tuviéramos que transportarnos desde un parto en casa.

 

This translation is from Paulina Chirif of Peru. Her site: www.pakarii.com / www.pakarii.org  In English: http://pakarii.com/pakariienglish.html

© 2012 Maternity House Publishing, Inc. Spinning Babies TM. Todos los derechos reservados. No copie o imprima material sin permiso. SpinningBabies.com es una página educativa.